Seguidores

15 abr. 2011

Mis lecturas: La guerra de las salamandras, de Karel Capek

Ya hace unos meses que leí "La guerra de las salamandras", pero lo cierto es que es un libro sobre el que quería escribir aunque fuera un post cortito. Nos es el mejor de los leidos recientemente pero sí es uno de los que más me ha impactado, no tanto por la historia sino por la capacidad de anticipación del autor. Karel Capek es un escritor checo de ciencia ficción al que se le atribuye haber inaugurado las novelas sobre robots al escribir la novela R.U.R.

La guerra de las salamandras fue publicada en 1936 (como dice en la contraportada, entre Un Mundo Feliz y 1984). Yo lo encontré en la librería París-Valencia, en la sección de saldos, y casi sin darme cuenta estaba en el mostrador con ella. El argumento, directamente de la contraportada, es el siguiente:
Las salamandras son unos animales pacíficos cuyas habilidades cautivan a una humanidad que cabalga a lomos del progreso tecnológico desbocado de la entreguerra. La industria es la primera en aprovechar su enorme potencial; poco después, los gobiernos de las potencias europeas las utilizan para impulsar la industria, expandir territorios y modernizar los ejércitos. Les suministran herramientas, conocimientos, armas y un futuro del que ellas tomarán las riendas para sus propios fines.

Pero lo que llama poderosísimamente la atención es lo poco que ha envejecido la novela 75 años después. Los gobiernos, las empresas, los ciudadanos, los identificas tan claramente que resulta difícil creer los años en los que se escribió salvo que tuviera una ventana al futuro. El libro está diferenciado en tres partes y escrito más como una crónica periodística que como una novela al uso, si bien cada una de las partes tiene estilos diferentes.

Desde la primera hasta la última página el libro está repleto de ácidas (pero lucidísimas) críticas a los políticos, a los gobiernos, a los empresarios, y pone un espejo en el que refleja todos nuestros defectos, siempre con mucho humor (negro en muchos casos) y grandes dosis de sarcasmo sin que ello haga que se deje de percibir claramente el mensaje. Por cierto que otra de las cosas que me llamaron también la atención son las bromas y críticas a los nazis, teniendo en cuenta de nuevo el año en que se publicó.

No me parece en absoluto desafortunada o exagerada la comparación con 1984 o Un mundo feliz, complementándose perfectamente con ambas.

Hay gente que habla más y mejor que yo sobre esta novela, que sin duda opino que merece la pena leer. Un par de enlaces para acabar de convenceros:
http://pjorge.com/2002/11/11/la-guerra-de-las-salamandras/
http://www.ciencia-ficcion.com/opinion/op00450.htm

16 comentarios:

  1. Bueno saberlo.
    Queda incluida en la lista de títulos a leer (preferiblemente antes de que acabe el año).
    Me gusta eso que dices de las críticas, si no somos capaces de reconocer y denunciar lo que consideramos está equivocado, ¿qué fem del caldo?

    ResponderEliminar
  2. la anoto para las vacaciones aunque no soy de ciencia fición si leí un mundo feliz, y como hay que probar de todo..

    ResponderEliminar
  3. Humor, sarcasmo, animales revelándose, criticas a los gobiernos... son cosas que me llaman la atención, aunque utilice como transfondo la ciencia ficción que no es santo de mi devoción.

    Además sé de varios fans de Phillip K. Dick que les va a gustar.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. ... perdón, animales rebelándose

    ResponderEliminar
  5. Alfred, yo creo que este libro puede ser de los que te gusten, pero que nadie espere luchas, intrigas, emoción y suspense. Escrito como lo está, es como un libro de historia que narra lo que sucedió. La parte central incluso tiene fragmentos algo pesados, pero es de esos libros que unos meses después sigue en tu cabeza.

    Blog A, no se parece a "Un mundo feliz", que es mucho más ágil y dinámico. Pero no es por otro lado mucho más denso que 1984, y es más divertido. Ya me dirás...

    A-B-C, aunque sea repetirme, no es una novela al uso. El género de ciencia ficción es mucho más amplio de lo que la gente cree, esto desde luego no es un Asimov o un Arthur C. Clarke, las salamandras son un simple vehículo, una excusa para el mensaje crítico del libro. Y no deja títere con cabeza.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo te iba a haber dicho que me lo apuntaba. Pero mejor voy a seguir la idea que me diste tú, lo miro aquí, que ya tengo la lista de libros hecha...

    ResponderEliminar
  7. Me encanta esa novela y los relatos cortos de Capek. En Praga visité su tumba para ver si era cierto que sus lectores solían dejar robots en miniatura sobre su tumba (Capek acuñó el término robot, "esclavo" en serbio) y era cierto. Al menos había una docena. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  8. En realidad, Miquel, el término lo acuñó su hermano aunque se le suela atribuir a él. Lo que sí hizo fue escribir la que está considerada primera novela sobre el género.

    ResponderEliminar
  9. Siempre me asombras con tus conocimientos sobre estos temas, por otro lado.

    ResponderEliminar
  10. Por temática y enfoque tiene mi nombre escrito como futuro y seguro lector Natsnoc ya te contaré impresiones

    ResponderEliminar
  11. Leyendo tus post de Mis lecturas empecé a abrir la mente a la literatura fantástica y me ha encantado la experiencia ("El nombre del viento" me gustó). De ciencia ficción clásica al estilo Un mundo feliz, 1984 ya he leído algo pero siempre está bien abrir más las miras. Leer sobre "Mis lecturas" en tu blog siempre es algo que encuentro de lo más estimulante.

    ResponderEliminar
  12. Palabras mayores los libros con los que la comparas, pero ya sabes que en tema lectura, entre muchas otras cosas, tu palabra para mi es (casi) sagrada. Ya me habías hablado de las salamadras y cualquier día te lo pediré... cuando me suelte el Caballo de Troya y sus secuelas :-)

    ResponderEliminar
  13. Dicen que el mundo fue una vez dominado por los reptiles, bueno realmente por los dinosaurios que no es lo mismo, pero esto sería una especie de vuelta atrás. Interesante propuesta.

    ResponderEliminar
  14. Pues mira, JLin, por la época en que se escribió, la temática y sobre todo la capacidad casi profética de los respectivos autores, ha entrado en el grupo en el que se encuentran (de momento) Un mundo feliz (1932), 1984 (1949), Fahrenheit 451 (1953) y Mercaderes del espacio, cada una de su padre y de su madre, siendo la de los mercaderes la más entretenida y trepidante (y de las más próximas a nuestra sociedad actual), Fahrenheit 451 la más especial, 1984 la más densa e inquietante, un mundo feliz la más descorazonadora y aquella de la que hablo hoy la más ácida, divertida y lúcida.

    ResponderEliminar
  15. Layna, por lo que veo en tu blog creo que te gustará mucho. De las que nombro en mi comentario anterior te recomendaría también Mercaderes del Espacio. Fuiste tú la que me recordaste indirectamente que llevaba demasiado tiempo sin hablar de "Mis lecturas", me alegro de que (al menos algunas) te hayan gustado.

    Maeglin, sí lo lees hazlo que no dudes que me gustará conocerlas.

    JLin, eso de que mi palabra sea tan influyente me abruma, sobre todo porque tienes mucho más mundo (al menos literario) que yo. Pero es un honor.

    Cahiers, pocas similitudes encontrarás con los dinosaurios, y seguro que te sorprende el desarrollo de la historia. Pero en cierto modo sí que tienes razón.

    Ah, un apunte para todos. Para la edición de bolsillo que tengo yo casi hace falta microscopio, menuda letra más minúscula.

    ResponderEliminar
  16. Respecto a lo que comentas de la edición de bolsillo y una lupa...
    ...qué manía tienen las editoriales de hacer las cosas así! Hace poco leí "Juego de tronos" y a la hora de comprarlo me decanté por la edición normal antes que la de bolsillo por eso mismo, un microscopio necesario para leer y un precio 2€ por debajo de la edición que compré.
    ¿por qué? ¿por qué? ¿por qué? :-(

    ResponderEliminar

Sin tu participación se echa algo en falta. No te cortes, que no nos comemos a nadie.

Si te ha gustado, puede que te gusten: