Seguidores

24 abr. 2011

Quien no tenga una regla no puede robar un coche

Con esa sorprendente pero evidentemente irrefutable conclusión me levanté hace un par de días. Tan clara y definitiva me resultaba la aseveración que se lo hice saber a mi mujer, que era la que me acababa de despertar. Ella puso esa cara de complicidad condescendiente que se pone con los locos y con los que llevan dándote un discurso más de 25 minutos para que se callen y se fue a hacer algo importante, dejándome con la responsabilidad de desenredar la madeja de pensamientos que me habían conducido a aquella revelación.

La tarea no era sencilla pero sí urgente puesto que como supongo habreis deducido el digamos "axioma de la regla y el coche" provenía de un sueño y en mi mente se estaba librando la batalla de todas las mañanas entre mi mente consciente y ordenada y la caótica e impredecible que se encarga de poblar mis sueños. Siempre he pensado que el proceso debe ser similar a cuando entro en la habitación de mis hijas después de una tarde de juegos en la que han invitado a alguna amiga. Y mi mente consciente ya había abierto la ventana para airear y empezado a barrer, había que darse prisa.

Tercer párrafo y aún no he contado nada sobre la relación entre la regla y robar coches, cada día divago más. Lo primero que he de decir es que no había relación alguna con la menstruación (o eso creo) ya que la primera imagen que recuperé de mi cabeza fue la de un Ford Mustang negro aparcado en un parking de centro comercial en el que no ví otro coche. Era evidentemente de noche y el parking estaba escasamente iluminado. Vi a una chica rubia levantando una regla de plástico transparente con las típicas muescas en relieve pintadas de negro mientras decía la frase y señalaba el coche. La audiencia eran todo mujeres, que por cierto prestaban una atención exagerada, como los fanáticos de una secta aunque no llevaran uniforme o túnica.

Y ya está, ésas son las únicas imágenes claras que conseguí. Claramente un sueñus interruptus. Rebuscando entre los rincones de mi consciencia aparecieron pequeños flashes de Rafa Nadal (que era yo) preparándose para jugar un partido; un recorrido a vista de pájaro de un típico y no por ello menos precioso valle primaveral; algunas escenas del libro que me estaba leyendo (La verdad sobre el caso Savolta, ya acabado), monstruos y dragones variados y alguna que otra imagen no apta para menores que no voy a narrar, pero nada más sobre la frase con la que desperté.

Tengo la impresión que la regla no era una herramienta necesaria sino más bien una especie de requisito, al estilo de "si no teneis una regla no os dejamos robar un coche". En cualquier caso estoy convencido de que la inversa de la frase, "Quien roba un coche tiene una regla" no es cierta. Condición necesaria pero no suficiente, como se suele decir en matemáticas.

Aclarar por último que lo de robar coches no es en absoluto una actividad en la que tenga la más mínima experiencia ni tampoco curiosidad, no vaya a pensar alguien que tenga esto relación con mi inofensiva profesión. Y disculparme por no haber aclarado el enigma, pero es que éste es un post de relleno vacacional basado en un retazo de un sueño, no pretendereis además que tenga sentido. Gracias por leer hasta aquí.

Venga, ¡a disfrutar lo poco que quedan de las vacaciones!

15 comentarios:

  1. Desde luego, natsnoC, tus sueños te dan para un libro de lo más entretenido, y divertido además. Yo no soy capaz de interpretar el significado de este sueño, pero pienso que es una pena que una frase tan larga como la que da título a este post quede así, sin explicación. Una pena.
    Ah, yo también habría reaccionado como tu mujer, creo.

    ResponderEliminar
  2. Y si cae sobre el tío Phil, el coche se hace viruta...

    ResponderEliminar
  3. Mi querido amigo, creo que en algún post que versaba sobre otro tema onírico, en este caso en el tablón de JLin, hice la misma pregunta.
    ¿No será todo consecuencia de alguna cena copiosa, o indigestión de garbanzos, que diría Francisco Ibáñez?

    ResponderEliminar
  4. Ayyyyyyyyyy, los sueños, ese teléfono de comunicación del inconsciente con el consciente. Los sueños, me me llaman mucho la atención, deformación profesional.

    Voy a jugar un poquito. Lo mejor es que el protagonista del sueño (natsnoC) se ponga a reflexionar sobre el significado de los elemntos que en él aparecen y en el lugar de los otros personajes del sueño a ver qué sienten. Total, para mi una regla es el símbolo del intento del ser humano de acercarse a la objetividad a través de la medida, sin embargo, hay que tener en cuenta los errores de cálculo. Po otra parte, ¿qué entiendes por robar? una forma de reajuste, una putada, pérdida de identidad...

    He de decir que esa relación sólo aclarada en negativa con la menstruación femenina me ha llamado muchísimo la atención, quizá porque soy mujer (la verdad es que particularmente es lo primero en lo que he pensado según lo he leído)

    Curiosísimo post.

    Besos,

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Ostras tú!! estás fatal jajaja a mi este tipo de divagaciones onírico delirantes me fascinan, lo de divagar cada día más creo que es buena señal, es un círculo vicioso, a más divagaciones más sueños surealistas sobre los que divagar y asi hasta el infinito.

    Pd.- Mejor un sueño interruptus que un coito interruptus, vamos digo yo, que puestos a divagar pues divago yo también.

    ResponderEliminar
  6. Clementine, yo he llegado a despertarme descojonado (de risa) por un sueño. Raramente tengo sueños en los que lo pase mal, y muy pocas veces son recurrentes, aunque los que más disfruto son aquellos en los que me doy cuenta que son sueños y los dirijo a placer, así que sí, supongo que se podrían trascribir en textos entretenidos, pero sin embargo pierden muchísimo, no solo escritos sino también contados.

    Y creo que lo normal es reaccionar como mi mujer.

    key, me suena lo del tío Phil, pero no lo ubico. Me has dejado descolocado.

    Tirador, puede que fuera en lo de Jlin o puede que fuera aquí, si lo encuentro ya le diré. Pero no creo que tuviera nada que ver.

    A-B-C, interesante... Me pregunto qué querrá decir ese Ford Mustang clavadito al de Bullit y esa escena en el parking que me recordó a una de "Gone in 60 seconds"

    JLin, ¿si yo estoy fatal tú como estás? Jeje, cualquier día nos confundimos de sueño o tenemos un encuentro onírico.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta cuando nos cuentas tus sueños y más si son de lo más variopintos como estos. Me reafirmo en mi idea de que tú haces kit kats de tu vida en sueños. Ves que bien, así puedes aprovechar mejor el tiempo que estás despierto.

    ResponderEliminar
  8. Desde luego no se puede negar que es usted original, la mayoría rellenamos con vídeos, pero usted acaba de abrir la caja de pandora, a partir de ahora los sueños pueden ser una buena forma de encontrar inspiración. Por cierto, no he entendido nada de su sueño.

    ResponderEliminar
  9. ¿Efectos secundarios de la última cerveza analizada? ;-)

    ResponderEliminar
  10. El principe de Bel Air, universidad, clase de filosofía, profe con voz de McGuiver...

    ResponderEliminar
  11. Jo, no sabes como te envidio. Yo llevo bastante tiempo que, exceptuando extraños días, no recuerdo nunca lo que he soñado.

    La verdad, recuerdo conversaciones muy interesantes en la cocina del trabajo charlando sobre tus sueños.
    :-)

    Eso y las conversaciones sin sentido que de tanto en tanto nos marcábamos para tomarle el pelo al personal.

    ResponderEliminar
  12. Layna, si no tuviera gente como tú leyendo el blog, probablemente no me animaría a escribir estas cosas.

    Amigo Cahiers, es que no hay nada que se pueda entender. Espero que al menos le gustara el post.

    key, vale, ya me ubico. Es lo de "si cae un árbol en el bosque y nadie lo oye, ¿hace ruido?".

    Bapho, sobre esas conversaciones recuerdo una en concreto a tres bandas con la inestimable ayuda de David que mantuvimos a máxima intensidad lo menos durante 15 minutos.

    ResponderEliminar
  13. Si es que las tendríamos que haber grabado! :)

    ResponderEliminar
  14. Hace días que lo quiero decir pero luego se me va el santo al cielo. Por fin encuentro a alguien que le pasa como a mí!!! Alguien que no recuerda sus sueños al despertarse!!! Encantada de compartir "Envidia" contigo Bapho!! Al menos me siento menos "bicho raro". Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Layna, los bichos raros somos nosotros los que recordamos los sueños. Y aún así, para conseguirlo hay que esforzarse bastante porque al despertarte notas como se esfuman a una velocidad que da miedo. Pero si practicas, agarras el hilo antes de que se lo lleve el viento, poco a poco se puede conseguir.

    ResponderEliminar

Sin tu participación se echa algo en falta. No te cortes, que no nos comemos a nadie.

Si te ha gustado, puede que te gusten: