Seguidores

31 may. 2011

Cómics: Cuadernos Ucranianos, de Igort

 

Igort recoge en sus Cuadernos Ucranianos testimonios directos de algunas de las personas que conoció mientras residía en el país. Testimonios que recogen experiencias en primera persona de la terrible carestía de principios del siglo XX, de la llamada colectivización socialista y la posterior industrialización.

Rellena Igort las lagunas entre los relatos con datos y documentación sobre las épocas en que se ubican, pero al que dedica más espacio y que más me ha impactado es al Holodomor y sus horribles consecuencias (canibalismo, necrofagia, epidemias, …). El autor alterna para el estilo narrativo en función de su contenido: cuando nos reproduce los testimonios recogidos utiliza una composición más clásica de viñetas con un dibujo más detallista y en colores (predominando el sepia), mientras que para el resto utiliza composiciones libres de página, abundando ilustraciones en blanco y negro que ocupan gran parte de la página, acompañadas de los datos y descripciones. En ambos casos el apartado gráfico es espectacularmente brillante, y le da aún más fuerza a la historia.

Volviendo al Holodomor ucraniano, me averguenza decir que no tenía ni idea de lo que era hasta haber leído el cómic. Holomodor responde a “matar de hambre” en ucraniano, y hace referencia a la época entre 1932 y 1933, en la que una terrible carestía de alimentos se llevó al menos a millón y medio de personas según las versiones más optimistas (negacionistas según a quién se pregunte) y casi 10 millones según las versiones más catastróficas (propaganda anticomunista según a quién se pregunte). El actual gobierno ucraniano maneja cifras a mitad camino entre ambas. La carestía hizo tremendamente habitual en algunas zonas el canibalismo o incluso la necrofagia, llegando a desenterrar personas y animales (algo que evidentemente provocaba más enfermedades y muerte). Lo más tremendo de todo ello es que hay bastante documentación que parece demostrar que la carestía fue intencionada y perfectamente planeada por Stalin para reducir la resistencia a la "colectivización" en Ucrania. La estrategia recibió el nombre de "deskulakización". Ucrania solicitó de hecho el reconocimiento del Holomodor como genocidio en 2008, pero el derecho de veto de Rusia no le permitió. Sí votaron a favor muchos paises europeos (entre los que no se encontraba España), mientras que otros se enzarzaron en cuestiones semánticas sobre si al no ir contra una etnia concreta era o no genocidio.

Reconozco que en cuanto a narración, me gustaron bastante más otros cómics de este estilo que ya he comentado por aquí como "
"Gorazde", o incluso "Pyongyang" o "Café Budapest" (no exactamente del estilo pero similares en cuanto a contenido), ya que creo que Igort no ha profundizado lo suficiente cuando realmente daba para mucho más, pero a pesar de ello éste los supera a nivel artístico, y la historia detrás del cómic y de sus personajes es realmente tremenda. Constrasta especialmente el testimonio de uno de los personajes, nacido tras la carestía, que hablaba con nostalgia de los tiempos de la URSS.

Es sin duda absolutamente recomendable, y además hay que decir que la edición y presentación del tomo es de lo mejor que he visto, algo que por otro lado encarece el precio final (fue un capricho de la Feria del Libro). A pesar de todo merece la pena, y es un cómic que debe de estar en ese lugar de honor en la estantería. Eso sí, debo advertir que Igort se coloca abiertamente entre los que consideran genocidio el Holomodor, algo con lo que yo, tras documentarme un poco más sobre el tema, estoy totalmente de acuerdo.

"Distrito de Vysokopolsk, el 16 de febrero de 1933, en Zagradovka, murió el joven Nicolái, de 12 años, perteneciente a una familia de campesinos pobres. la madre, F y su vecina, Anna S. , cortaron en pedazos el cadáver y los sirvieron con la comida que habían preparado"

Anotación real del el jefe de departamento regional de uno de los distritos de Ucrania

18 comentarios:

  1. Cuando os leo a JLin o a ti hablando de cómics, soy realmente consciente de lo poco que sé del tema para lo que me gusta. Ahora mismo estoy metida en el mundo de los cómics por mi trabajo y estoy alucinando yo sola con todo ese mundo. Por cierto, en ese mismo trabajo también me ha tocado esta vez la última película del director de "Delicatessen", mira tú qué casualidad.
    Hubiera preferido no haber leído el último párrafo entre comillas de tu entrada, es tremendo, pero me ha parecido muy interesante tu post, natsnoC, me ha encantado. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Es que los comics han sido históricamente maltratados como entretenimiento poco más o menos que para tontos o para que los chavales pasen el rato, sin pararse a considerar la calidad artística y literaria que tienen mucho de ellos. A mi me encanta leer, pero hay muchos comics que son obras de arte.

    ResponderEliminar
  3. Tiene una pinta excelente, anotado en la lista de novelas gráficas.
    Me gusta mucho el estilo de Paco Roca, ¿sabes de algún autor similar?

    ResponderEliminar
  4. Alfred, sólo tengo el de Arrugas y me gustó muchísimo, le tenía ganas al de "El invierno del dibujante" pero aún no ha caído.

    Del estilo no sé si será, pero échale un ojo a Alfonso Zapico. "Café Budapest" genial, y "Dublinés" también me ha encantado (dublinés es más desenfadado y quizás más similar al estilo de Paco Roca).

    ResponderEliminar
  5. Anotados pues.

    El del invierno del dibujante está muy chulo, leyéndolo te acuerdas mucho de la película "El gran Vázquez" :-)

    ResponderEliminar
  6. Cuando me lo enseñaste ya se veía que tenía buen aspecto, ya lo comentaremos más en detalle. Lo de HOLODOMor me ha llegado al alma... que susto :-( y que pena.
    Gorazde y Pyongyang son geniales.

    ResponderEliminar
  7. Pues tampoco conocia al Holodomor y me ha impactado. Francamente hace tiempo que quiero incursionar en el mundo comic, con comics de este estilo... Excelente aporte.

    ResponderEliminar
  8. Es que de las atrocidades de Stalin en Ucrania, y en toda la URSS se podía escribir y no parar...pero ya con Lenin pasaron cosas terribles desde primera hora, pero lo del Padrecito ya alcanzó lo superlativo...muy buena pinta esos tebeos que desconocía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Alfred, ya te he dicho que lo tengo en mi lista pero delante hay otros que me llaman mucho más.

    JLin, tremendo lo del Holodomor, desde luego. Ya te lo dejaré, que merece la pena.

    Mr. Dupin, si no estás muy puesto en cómics, permíteme tres sugerencias totalmente diferentes entre sí: 1 - Maus (EL único comic con un Pullitzer), 2 - Supreme Power (Y verás que los superhéroes no son cosa de niños) y 3 - Fábulas (porque si te gusta Tolkien y la fantasía, es tu comic).

    Claro que cualquiera de los que pongo en "imprescindibles" difícilmente te defraudarán.

    Tirador, yo conocía bastantes de las atrocidades de Stalin, pero desconocía hasta dónde habían llegado, y más concretamente ignoraba todo sobre el Holodomor.

    ResponderEliminar
  10. La Feria del Libro es una jungla llena de tesoretes de este porte esperando. A mí me encanta ir todos los años y los stands de comics nunca defraudan.Allí conocimos Andromaca y yo a BlackSad o a Jazz Maynard y no nos desenganchamos Natsnoc.

    ResponderEliminar
  11. Maeglin, yo voy siempre pero con límite presupuestario, que si no...

    Creo que ya te lo he dicho, pero a Blacksad le veo el típico problema de los cómics europeos, se llamen Tintín, Asterix o similar: pocas páginas a tapa dura a precio muy alto. Porque 48 páginas por 11€ cuando tienes el genial primer tomo de Fábulas (256 páginas) por 16€, pues es para pensárselo. Y mucho. Otro tomo que acaban de reeditar y merece la pena es el primero de Powers

    Suelo evitar esas ediciones. Ahora que han sacado el integral me lo pensaré.

    ResponderEliminar
  12. Conocía el Holodomor por un documental de la BBC: "La gran hambruna". Tremendo, se veían mercados con miembros humanos en los puestos. El canibalismo volvió por cierto durante el terrible sitio de Leningrado diez años después. Este cómic parece muy interesante, seguramente lo compraré. Borgo.

    ResponderEliminar
  13. Miquel, seguro que te gustará. Por cierto, ¿qué tal Tóxico?

    Me voy a permitir, ya que estoy "recomendón" recomendarte a tí el extrañísimo pero genial artística y narrativamente hablando "Fell", de Warren Ellis.

    ResponderEliminar
  14. pues mira, voy a buscar el cómic. Por esas bromas que tiene la vida, un par de mis amigos más íntimos son rusos, de la llamada «Generación Pepsi», que fueron la juventud dorada de la última etapa del comunismo y los grandes artífices/víctimas de la Perestroika, mayoritariamente de Moscú, pero creo que les va a interesar esta versión marginal, ucraniana. Si me gusta ya tengo regalo de cumpleaños para alguien..

    besos,

    ResponderEliminar
  15. maslama, ya me dirás, aunque si se sienten muy rusos igual les ofende el enfoque, ya que como he dicho se posiciona entre los que defienden que fue un acto intencionado y como tal un genocidio brutal.

    ResponderEliminar
  16. ¿Tóxico? Fascinante, natsnoC. Una recreación del cómic franco belga desde la visión de Burns, dos estilos aparentemente antagónicos... o no tanto. Borgo.

    ResponderEliminar
  17. natsnoC, desde luego no puedo hablar por nadie, pero por lo que les conozco creo que esta historia puede ser mucho más triste que ofensiva, y que les interesaría verla versionada. Tengo la impresión de una generación muy politizada (aunque aprendió duramente a ser discreta sobre sus opiniones) y con fuertes convicciones sobre el stalinismo. En todo caso gracias por el aviso, me aseguraré de leerlo atentamente antes de comentarlo y/o regalarlo.

    ResponderEliminar
  18. Me alegro de que te gustara, Miquel. Creo que serán tres los volúmenes, ya veremos cuándo sale el siguiente. El único problema es, como para Blacksad, un precio algo elevado.

    maslama, ya sabes: más vale prevenir... No sea que por un regalo bienintencionado se acabe ofendiendo a alguien.

    ResponderEliminar

Sin tu participación se echa algo en falta. No te cortes, que no nos comemos a nadie.

Si te ha gustado, puede que te gusten: