Seguidores

1 jun. 2011

Cerveza de la semana: Urthel Samaranth Quadrium 11.5º

La cerveza de esta semana ha sido uno de los mejores descubrimientos cerveciles que he realizado recientemente. Simpática etiqueta, una interesante historia detrás que ahora pasaré a contaros y ante todo una sabrosíma y espectacular cerveza.

Hildegard von Ostaden
La Urthel Samaranth la elabora la cervecera Urthel, una jovencísima cervecera ubicada originalmente en Ruiselede (bélgica), pero trasladada en el año 2006 a Koningshoeven, en Tilburg, Holanda (la misma localidad donde se elabora la única cerveza trapista no belga, La Trappe). Como dicen ellos, sus cervezas siguen siendo producidas segun el auténtico estilo flamenco (sea el que sea). La cervecera la fundaron en el año 2000 Hildegard van Ostaden y su marido Bas, aunque entonces no estaban casados. Es ella la cervecera, la brew-engineer, la que diseña y elabora las recetas de las cervezas (JLin, lo siento, está pillada). Actualmente comercializan tres cervezas, ninguna de las cuales es aquella con la que empezaron. De hecho en su página web listan hasta 5 cervezas más en la sección de "oldies". Todas sus cervezas tienen divertidos dibujos de duendes en las etiquetas, dibujos que hace Bas, ilustrador de profesión y que cuando fundaron la cervecera estaba trabajando en las ilustraciones de un libro de gnomos, en los que se basó para los diseños que aparecen en las etiquetas, realmente simpáticos. Pero la Urthel Samaranth es especial por algo más: Hildegarld y Bas decidieron casarse en 2002, y quisieron elaborar una cerveza especial para servir en el evento en lugar de vino, no en vano eran cerveceros (todo esto siempre según lo que dice la web). La cerveza tuvo al parecer muy buena acogida y se convirtió en un éxito, tanto que empezaron a recibir pedidos después de la boda y decidieron comercializarla. Y de momento, hasta hoy. Es de hecho la cerveza más veterana de su catálogo.


Y es que la cerveza merece la pena, hasta el punto de que ya se ha convertido en una de mis favoritas, se ha hecho un hueco entre la Gulden Draak, la Tripel Karmeliet, la Gouden Carolus Ambrio o la Optimo Bruno, entre otras (eso me recuerda que algún día deberé hacer mi Top Ten, aunque siempre será difícil elegir solo 10). Como habreis deducido por el nombre, es una cerveza "Quadrupel" (término acuñado precisamente por los monjes cirternienses de Koningshoeven, los que elaboran La Trappe antes mencionada) De color marrón bastante oscuro - bastante más del de la foto - y espuma beige, es muy turbia y densa sin hacerse en absoluto pesada. Al catarla no se nota en absoluto el alto nivel de alcohol que contiene, y eso que hablamos de 11,5º, siendo incluso ligeramente dulzona, con un sabor lleno de matices y un aroma extraordinario. De nuevo, como en todas estas cervezas con alta graduación, recomiendo dejar reposar en el vaso unos minutos antes de tomarla. Pero sin pasarse, no se vaya a calentar. Yo no tengo dudas, es un excelente.

Un merecidísimo 9,5. Pero ojo, es muy rica pero siguen siendo 11,5º: si te tomas dos ya vas medio "piripi". Por cierto, pocas cervezas así encontrarás al precio de ésta. A mi me ha costado 2,05€, supongo que en las tiendas online rondará los 3€.

15 comentarios:

  1. Como siempre, otra descripción nos deja a los lectores con ganas de catarla. ¿Hay que tomarla lo más fría posible? en plan caña, pregunto.

    ResponderEliminar
  2. (Pero ojo, es muy rica pero siguen siendo 11,5º: si te tomas dos ya vas medio "piripi")

    !! Como que PERO !! Con sólo dos chispazo casi inmediato. Un punto más a su favor Que se revise esa nota hasta un 9,75 que se lo ha gando NatsnoC

    ResponderEliminar
  3. Alfred, no soy nada purista con esto. A mi me gustan frías, sobre todo ahora en verano, aunque teóricamente este tipo de cervezas se deberían servir más en torno a los 10º (fresca pero no fría) que a los 3-5º de la caña.

    Maeglin, es que con una seguramente ya das positivo en un control, así que mejor avisar. A mi que me gusta disfrutar de la cerveza por el sabor el hecho de que no pueda tomar demasiadas es un problema. Y es ésta está taaan buena.

    ResponderEliminar
  4. Con esa imagen con bigotón y tus palabras seguro que si me topo con ella me acordaré de comprarla. Sólo bebo cerveza en ocasiones aisladas, pero precisamente por eso, a por las emjores (fiándome de vuestro criterio)

    ResponderEliminar
  5. key, lo de la imagen con bigotón no lo dirás por la Hildegard, ¿no?

    ResponderEliminar
  6. ¡Pero que historia tan romántica que hay detrás de esta cerveza!! ¿Y los dibujos de la etiqueta? Son puro marketing!! Marcan la diferencia de las etiquetas clásicas… Catarla lo dudo pero deleitarme con tú explicación pues sí. Buena debe ser seguro porque tu no das un excelente así como así!!! Pues nada a disfrutarla la que la probéis!!! Por cierto, muy buena la sección fija de "La cerveza de la semana" en el lateral.. me encanta!!

    ResponderEliminar
  7. Layna, a mi me pareció una bonita historia. Los dibujos me encantan, pero es que como le dije a Miquel el otro día, soy muy de cómic. ¿Te gusta la sección? Genial. Es que ya que tengo alguna que otra sección fija, qué menos que poner un enlace fijo.

    ResponderEliminar
  8. ¡pero cómo disfruto estos post tuyos! me pregunto si podré recordar el nombre (el duende de la etiqueta, seguro), que ya me entraron ganas de probarla :)

    besos,

    ResponderEliminar
  9. maslama, a mi me pasó lo mismo, cuando la compré pensé "qué nombre más complicado" pero fíjate, ha sido probarla y no se me olvida.

    Me alegro de que te gusten estos posts, porque cuando empecé no tenía claro si encajaban en el blog. Pero mira, sí tienen éxito.

    ResponderEliminar
  10. Qué envidia, no sólo lo digo por la señorita rubia sino porque a mí me encantaría ilustrar etiquetas de cerveza. Borgo.

    ResponderEliminar
  11. Luego me lo leo otra vez, de momento me quedo con la rubia de la foto... que noooo (bueno si, me quedo con ella) pero la cerveza es un primor primoros y ojo con ese volumen que cuando te despistas estas más que achispado.

    ResponderEliminar
  12. Estaba entusiasmado con la cerveza de marras, hasta que leí eso de "ligeramente dulzona". Y es que con esos matices...me gustan menos, debo admitirlo...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Miquel, por Cataluña se ha puesto de moda lo de las cervezas artesanas, igual es cuestión de proponerlo...

    JLin, echo de menos tus posts cerveciles, te quedaban genial

    Tirador, sólo ligeramente. En realidad sorprende porque me esperaba una bofetada al nivel de su graduación, pero no me gustan las cervezas dulces, creo que te gustaría.

    ResponderEliminar
  14. Me encantó esta cerveza y la versión Hop It de la misma fábrica una pasada ( 9,5º super lupulizada ), ambas las compré en la tienda on-line ¨Cervezas Especiales¨, las copas en las que se sirven ambas cervezas son muy bonitas ( para los que os guste coleccionar cristaleria )
    Un saludo, Pedro

    ResponderEliminar
  15. Hola, Pedro, gracias por la visita.

    Tengo pendiente la Hop-it, que sacaron después (o al menos llegó después a mi tienda habitual) que la Quadrium. Pero caerá tarde o temprano.

    ResponderEliminar

Sin tu participación se echa algo en falta. No te cortes, que no nos comemos a nadie.

Si te ha gustado, puede que te gusten: