Seguidores

2 mar. 2009

Cómic: Pyongyang de Guy Delisle



En el post anterior prometí hablar de cómics, y voy a empezar por un cómic poco ortodoxo. Ya habrá tiempo de hablar de cómics de superhéroes, manga, fantasía y otro géneros más "normales" en el 9º arte (o quizás sería mejor decir más comerciales, y por tanto más conocidos por el público). Además así no rompo tan radicalmente con los temas anteriores.

Pyongyang es un cómic muy personal, en el que Guy Delisle es guionista, dibujante, y protagonista. En el cómic nos cuenta su estancia en Pyongyang y describe con mucho humor las distintas situaciones y acontencimientos en los que se ve envuelto durante su estancia allí. Un diario francés dijo sobre el cómic que El mejor documental sobre Corea del Norte es un Cómic. La verdad es que se aprende mucho sobre el día a día alli (bueno, el de un extranjero, imposible que cuente mucho más si no le dejan cruzar la acera), y a mi personalmente al leerlo me llamó mucho la antención cosas como las autovías vacías, que eran limpiadas por "voluntarios" con escobas, así como el museo del líder y los retratos omnipresentes de Kim Il Sung y Kim Jong Il.



Corea es probablemente el régimen más hermético que existe, no se sabe nada de lo que ocurre allí (podría ser incluso peor de lo pasado en Camboya con los Jemeres Rojos), por eso es tan de agradecer los escasos reportajes y documentos que nos llegan. No dejeis de leerlo. Guy Delisle (canadiense) publicó después de este gran cómic otros dos "Shentzen" y "Crónicas Birmanas". Aún no me los he comprado. Son del mismo estilo, en este caso en China y Birmania, respectivamente.

Por último, si os interesa el tema de Corea, no dejeis de ver el documental "Amarás al líder sobre todas las cosas", de Jon Sistiaga, os dejo aqui la primera parte. Están las 6 partes en Youtube, junto a otros documentales como "Corea del Norte: acceso al terror", de Documania.



UPDATE: Se me había olvidado poner este enlace donde se hace un análisis algo más extenso del Comic y de la realidad en Corea

10 comentarios:

  1. Agradezco mucho el post, que me ha parecido de lo más interesante. (Probablemente más que si hubiera sido de superhéroes, mangas y perneras, aunque eso nunca se sabe).

    ¿Sabes si es fácil de conseguir el susodicho cómic? ¡Qué pregunta!¡Sé que lo sabes!

    ResponderEliminar
  2. Yo lo compré estas Navidades para regalarlo a un amigo (aunque la verdad es que me sorprendió encontrarlo, tenía entendido que estaba agotado, seguramente lo han reeditado).

    Veo que en la tienda online de la propia editorial lo venden (http://www.astiberri.com/ficha_prod.php?cod=pyongyang), pero yo antes me pasaria por la FNAC y si no lo tienen lo pides.

    ResponderEliminar
  3. Lo que mejoraria el comic si apareciera alguna coreana en bikini.....

    ResponderEliminar
  4. YO tpco lo he leído, pero la verdad es que apetece, ya me lo dejarás, aunque imagino que lo compraré.
    Corea del Norte.... oscuro mundo en el que dios sabe que pasa, pero no nos preocupemos, como no tienen petróleo no nos tiene que importar demasiado (siempre que no construyan una Bomba Atómica)

    ResponderEliminar
  5. Cuando consumas esa lista de cosas que tienes encoladas (en el sentido "hilera de cosas que esperan", no en el de "pegado con cola"), me lo dices.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Excepcional!! NO puede ser calificado de otra manera, un cómic comprometido, en la linea de "Maus"

    Pd.- Que estresado ando amigo Constan desde su revelación acerca de mis continuos y reiterados errores en la transcripción de mi nombre.

    ResponderEliminar
  7. No me lo tenga en cuenta amigo Kutimon, no por dos o tres deslices sus relatos son menos buenos. Realmente pensaba que era un juego con el lector.

    Por cierto, ¿has leido algo más de Guy Delisle? ¿Shenzen o Cronicas Birmanas? Me apetecen pero temo que no estén a la altura.

    Sobre Maus ya ha mucho escrito, pero quizás me anime.

    ResponderEliminar
  8. a mi tambien me gustó.

    Los otros dos tebeos de Delisle, shenzen y Pyongyang no llegaron a interesarme tanto como el primero. Shenzen es otro gran tebeo aunque como el régimen chino es mucho más conocido a veces nos encontramos leyendo por lugares comunes, aunque Delisle se las apaña bien para aportar su visión. En cambio no pienso lo mismo de Crónicas Birmanas, mucho mas grueso (y caro) que los anteriores, no hila una historia que envuelve toda la narración sino que son solo historias sueltas, muchas de ellas de 1 o 2 páginas en las que dibuja anécdotas de su estancia acompañado de su mujer y su hijo (su mujer acude como colaboradora en una ONG y el aprovecha para acompañarla y hacer el comic). Demasiada pasta (20 eurazos). Por el mismo dinero me podría haber comprado "estigmas" de Mattotti o "agujero negro" de Burns...

    Ahora ha salido un cuarto tebeo que recopila historias de Delisle aparecidas en revistas, un cajón de sastre en el que no tengo demasiado interés y que me limitaré a hojear en la librería hasta que me eche el dependiente. O igual ni siquiera lo miro, ahora con la crisis el dependiente me desaloja antes y hay muchas cosas que ver...

    ResponderEliminar
  9. Veo que te has aclarado para comentar, gracias. Si no lo quieres hacer como Anónimo, puedes seleccionar "Nombre/URL" y poner un nombre con el que quieras aparecer, para distinguirte de otros anónimos (la URL es opcional).

    Me has confirmado lo que me imaginaba: Shenzen me apetece, el resto no

    ResponderEliminar
  10. Qué interesante esta entrada, natsnoC, documental y enlace incluídos, en la que me he metido, si te digo la verdad, por el título que me ha parecido de lo más curioso.
    Y mira, es tu primer post sobre cómic y, como es propio en mí, éste tampoco lo conocía... Pero ya me lo he apuntado ¿Sabes que me he hecho con una libretita especial para apuntar lecturas y que tú y tu amigo sois los absolutos responsables de esto?
    Me encantan estas entradas tuyas sobre cómics.
    Más, más, más... (y no añado "uno detrás de otro", que una ya va aprendiendo).

    ResponderEliminar

Sin tu participación se echa algo en falta. No te cortes, que no nos comemos a nadie.

Si te ha gustado, puede que te gusten: