Seguidores

21 sept. 2010

Cerveza de la semana: Braven Apostel Tripel

La cerveza de esta semana era para mi una perfecta desconocida, ya que hasta que la ví en la tienda en la que suelo aprovisionarme ni siquiera había oido nombrarla. Presentada en esas botellas más bajitas y regordetas como la Boucanier, la Piraat o la Gulden Draak, tiene una etiqueta bastante cutrilla con un dibujo de un monje (supongo que un "apóstol") con poblada barba blanca brindando con un vaso de cerveza coronado por un halo (el vaso, no el apóstol).

La cerveza la elabora la destilería De Proef (De Proefbrouwerij), en la localidad de Lochristi, pequeño pueblo a unos 10 kilómetros de Gante. No he conseguido encontrar prácticamente nada de esa cervecería ya que la página web (supuestamente http://www.deproefbrouwerij.com) ya no existe. Lo que sí he podido encontrar es una entrevista al dueño y fundador, Dirk Nauts, reputado profesor de "ciencias de destilación" (Entrevista aquí: http://belgianbeerspecialist.blogspot.com/2010/03/de-proefbrouwerij-belgiums-taste.html). Gracias a la entrevista, he sabido que es una cervecería bastante nueva (de 1996) que aspira a ser "la más avanzada e higiénica" de Bélgica. Tienen algunas marcas propias, como la Zoetuur o la Reinaert, pero visto que han cerrado la web a lo mejor han decidido dedicarse plenamente a su otro negocio, que es ofrecer los servicios a pequeñas empresas que quieren elaborar cerveza pero no tienen instalaciones para ello. De esta manera, elaboran la receta que les da, lo que les permite evaluar si es comercialmente viable antes de realizar la inversión en una destilería propia. Según lo aparecido en la etiqueta de la Braven Apostel, la receta es de un tal Claude Van Nuffel, que según he averiguado en su perfil de LinkedIn es un ingeniero químico que desarrolló su receta de cerveza, que lleva comercializando desde el año 2000 (curiosa la cultura cervecera belga). O sea, un particular que gracias a esta destilería y a una (buena) receta se saca unos ingresillos extra.

Bueno, dejémonos de cotilleos y pasemos ya a la cerveza en sí. He visto que en algunas páginas y tiendas online la ponen en la categoría de cervezas de abadía, aunque creo que es erróneo puesto que no está licenciado por ninguna y como he dicho se basa en una receta de un particular (Supongo que el hecho de ver un monje en la etiqueta les hace meterla en ese saco). Es una cerveza de alta graduación (8º), triple fermentación y elaborada a partir de tres tipos de malta. Al paladar, tiene un sabor muy amargo y potente desde el primer trago, más incluso que la Kasteel de la semana pasada, parece incluso tener más graduación de la que realmente tiene puesto que se nota bastante el sabor a alcohol, sin llegar ser - como dice JLin - excesivamente acoñacada. Es ligeramente turbia y tiene una espuma realmente densa y sabrosa, que no desaparece del vaso con el paso de los minutos (de hecho da la impresión de solidificarse). El color es bastante claro, lo que choca bastante con su sabor (normalmente espero un color oscuro y turbio en las cervezas así de poderosas). Si os gustan las cervezas tipo Voll-Damm o San Miguel Selecta, os la recomiendo. Si sois de Coronitas, mejor ahorraros el mal trago. No es especialmente cara (a mi me costó 1,80€ la botella de 33cl).

6 comentarios:

  1. Cutrilla la etiqueta es desde luego :-) yo no la he probado pero tendre que hacerlo por que no puedo dejar pasar una cerveza así, con sabor sin ser acoñacada.

    ResponderEliminar
  2. Gran descubrimiento, la verdad.

    Y el hombre este que además trabaja de investigador en una empresa de polímeros plásticos en Michigan, que fundó "BRAVEN APOSTEL" pero que básicamente es un código postal porque la embotellan donde he dicho y la distribuirá una cadena... Me ha chocado, la verdad.

    ResponderEliminar
  3. No te dejas ningún dato suelto sobre esta cerveza ¿eh? Qué barbaridad y qué maravilla a un tiempo. Y qué bien contado, su historia y sus características.

    Y digo yo que, aunque ya no postees sobre cervezas, seguiréis descubriéndolas a pachas ¿no?... Porque no me lo puedo imaginar de otra manera. No, no puedo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Últimamente no, Clementine. JLin y yo ya no hacemos catas, y en solitario no es igual de placentero. Alguna escapadita a la tienda hago, pero las nuevas que traen rondan los 3€ la botella y yo suelo evitar superar esa frontera.

      Eliminar
    2. Vaya, pues lo siento :-(

      Eliminar

Sin tu participación se echa algo en falta. No te cortes, que no nos comemos a nadie.

Si te ha gustado, puede que te gusten: