Seguidores

18 feb. 2009

Pol Pot, ¿El mayor hijo de puta del siglo XX?



Pues vamos a empezar fuerte. En realidad este post iba a colgarlo en el de los chalaos, pero no pegaba. Y como quería postearlo, pues ha sido la verdadera razón de abrir este Blog, el empujón que necesitaba. El texto es tal y como lo he redactado para los chalaos (iba a publicarse mañana), lo digo por si alguien no capta lo de "cosas divertidas o chalás" y otros apuntes que hago.

La verdad es que no tenía planeado hablar de esto, pero ya hace muchos años que me impresionó la historia de Camboya, y hoy está de plena actualidad al estar juzgándose al jefe de uno de los campos de exterminio del régimen Camboyano de los Jemeres Rojos.

Así que hoy no voy a hablar de cosas divertidas ni chalás, voy a hablar de algo que me indigna, voy a hablar del que en mi opinión es el peor genocida del siglo XX, por cruel, indiscriminado, por el inmovilismo internacional (hasta en Ruanda se intervino - tarde y mal, pero se hizo-), y porque además murió tranquilo y feliz: Pol Pot. Lamentablemente hay mucha competencia: Hitler, Stalin, Mussolini, Franco, Mao, Pinochet, Castro, Salazar, Idi Amin, Ceauceascu, Milosevic, Gadaffi, Noriega, los talibanes, ... No podemos decir que el siglo XX sea un siglo de muchas luces.

"Perderte no es una pérdida. Conservarte no es de ninguna utilidad". Éste es el uno de los lemas del Angkbar, el gobierno de la época, cuyo objetivo era poco menos que hacer que el país volviera a la edad media.

Había cambiado su nombre por el de Pol Pot, proclamado el nacimiento de la Kampuchea Democrática y declarado el inicio del “año cero”, en el que la historia del país empezaría a reescribirse. Había que eliminar todos los vestigios del detestable pasado capitalista. Los vehículos a motor se destruyeron, y el carro de mulas fue nombrado medio de transporte nacional. Se quemaron bibliotecas y fábricas de todo tipo, y se prohibió el uso de medicamentos: Kampuchea estaba en condiciones de reinventar todas las medicinas necesarias para sus ciudadanos echando mano de la sabiduría popular. Porque sólo los campesinos permanecían a salvo de la peste capitalista y burguesa que contaminaba el país. Ésos eran los ciudadanos ejemplares. El resto, un peligroso despojo de tiempos pasados que había que reeducar o eliminar. Y eso fue lo primero que Pol Pot ordenó: que se acabara con todos los elementos subversivos que podían considerarse un lastre para el país. Durante días se ejecutó a altos funcionarios y a militares. Luego, a profesores, a abogados, a médicos.
Después, a aquellos que sabían un segundo idioma. Finalmente, se asesinó a todos los que llevaban gafas, pues los lentes eran síntoma de veleidad intelectual


Resto del artículo aqui

El más famoso de sus campos de exterminio, llamado "S-21" se estima que "alojó" a más de 20.000 personas. Sólo 8 sobrevivieron.

Muchas de las ejecuciones se llevaron a cabo en el campo de Toul Sleng, a unos dos kilómetros de la capital. Las torturas allí practicadas convierten al doctor Mengele en un simple aficionado a la sevicia. Nos ahorraremos detalles, pero como prueba del sadismo de los carceleros baste decir que, nada más entrar en el campo, a todos los internos se les arrancaban las uñas de las manos



En total se calcula que murieron 2 millones de personas en los 3 años y pico que duró el régimen, ¡¡MÁS DEL 25% DE LA POBLACION!!! Más de 1.300 muertos al día. Muchos ejecutados, pero otros muchos murieron de hambre y enfermedades

Los dos campesinos habían sido convertidos en máquinas de matar por un régimen que se nutría especialmente de menores fácilmente manipulables. Su primera prueba de lealtad hacia Angkar, el brazo ejecutor de los Jemeres Rojos, consistía a menudo en la ejecución de miembros de su propia familia. A veces sus padres

Otro artículo que hay que leer

El régimen acabó en 1979, y Pol Pot murió tranquilo y sin remordimentos en 1998, 20 años después, sin que NADIE le detuviera ni procesara. En la wikipedia y a lo largo y ancho de la red podeis encontrar muchas cosas sobre el tema. No hace falta que comenteis, sólo quería compartir esto con vosotros, también para que nos demos cuenta de las tonterías por las que nos quejamos a veces. JLina, hoy ha sido largo, lo siento.

Pol Pot, definitivamente el mayor hijo de puta del siglo XX.
(al menos para mi)

El próximo post será más ligero.

18 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, lo de Los Jemeres Rojos fue algo sangrante, se les dejó hacer lo que quisieron y más. Imagino que si hubieran tenido petróleo otro gallo hubiera cantado. Animales.

    ResponderEliminar
  2. Veo que en este blog también tengo mi identificación sin tener que hacer nada, eso está bien.

    ResponderEliminar
  3. ¿Ese es tu puto comentario? tú estás muy mal Alejandro, lees esto sobre POl POt (por que espero que lo hayas leído) ´¿y sólo se te ocurre eso? manudo tarado...

    ResponderEliminar
  4. En la lista de canallas te has dejado a la familia Bush...

    ResponderEliminar
  5. Muchas felicidades. ¡Seguro que este blog tiene éxito!

    ResponderEliminar
  6. Estos anónimos son mas benevolentes que los de Chalaos ¡¡qué suerte!!

    ResponderEliminar
  7. A veces uno tiene ganas de vomitar por las brutalidades que hacen algunas..."personas?".

    ResponderEliminar
  8. Cuanta gente nueva que alegría, Constan, diles que pasen tb por Chalaos.
    Nando, he pasado por tu blog pero soy un hombre de letras y era como leer un texto en coreano medieval... si es que no llego, no llego...

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno Constan, no se puede decir mas claro.

    Desde luego hay que ver la publicidad que dan con el Pinochet y lo poco que se sabe de este, no lo digo por justificar al primero me parece un hijo de la mierda. La información que nos llega es muy selectiva por parte de los medios.

    ResponderEliminar
  10. Polpot..., a este lo vi yo hace bien poco...

    era en el documental “el Abogado del Diablo”, de Barbet Schroeder. Aparece al principio, deshecho en elogios y recuerdos de los tiempos pasados con el protagonista, el abogado Jaques Vergés, al que dice haber conocido a lo largo de 20 o 30 años. Vergés es un abogado francés famoso por su lista de defendidos y por la manera de defenderlos. Entre ellos tenemos a Djamila Bourihed (luchadora por la paz a través de las armas, su primer gran caso), lideres terroristas un poco de todas partes, Jemeres Rojos, dictadores surafricanos, Milosevicz (aunque este se negó a ser representado por ningún abogado, aceptó su asesoramiento), Klaus Barbie (carnicero nazi), Carlos (amigo de las bombas), que algún que otro asesino en serie y un bonito etcétera que nos hace soñar con un club de Supervillanos Sin Fronteras.

    Imagino que ya verán el documental si les apetece, así que no destriparé mas cosas ni filosofaré sobre las intenciones del director e iré al grano. En la vida de novela de este legulayo no falta un gran vacío de 8 años en los que nadie sabe donde estuvo. Desapareció, y dejó a su mujer ( Djamila Bourihed, su primer caso y una leyenda en su tierra) a sus parientes y amigos. Y ahí está el quid de la questión del documental. El propio documental nos dice que el 77% por ciento de sus conocidos creen que estuvo en Camboya con los Jemeres Rojos, aunque no me queda muy claro si un porcentaje de la opinión de unos amigos sobre algo que solo suponen tiene algún valor informativo. El director del documental cree que sí y allí que se van a preguntar a ver si alguno de los amiguetes de Polpot que quedan vivos saben si pasó por allí durante esos 8 años. Buscando a Jaques, pero no se me despisten jugando con la cremallera. Entrevistan para disfrute del espectador, al numero 2, al numero 4 y a Tep Khunal, el entregado siervo que se encargó durante 6 años de que Pol estuviera cómodo hasta la muerte. Todos conocen a Vergés. Todos dicen que no estuvo allí durante esos 8 años. A mi me ha sonado un poco a lo de ¿ha visto un perro? ¿pequeño, de pelo largo, blanco, con un lunar en el ojo y juguetón? Si. No nunca lo he visto. Pero es cierto que con los contactos que tenía este hombre no era raro que se hubieran conocido en algún picnic del club de Supervillanos Sin Fronteras y hubieran trabado esa amistad sincera que solo se da entre asesinos vocacionales. Y, si estuvo allí, ¿a que se dedicó? Ser abogado penal en una dictadura no parece una actividad muy lucrativa.

    Esta es pues la sencilla pregunta que espero que me respondan en el foro... ¿estuvo en Camboya, como afirma el 77% de sus conocidos? Creo que sería muy importante ver que opinan también los desconocidos para dar mas peso a las cifras. El documental no da datos acerca de donde piensa el 23% restante que estaba, aunque el propio director apunta en una entrevista que no cree que se pueda descartar que estuviera colaborando con el terrorismo palestinos. Estos Supervillanos... siempre donde los necesitan...

    ánimo con el blog

    ¿alguien sabe cuando es San Constantino?

    ResponderEliminar
  11. No esperes muchos comentarios, este post tiene ya dos semanas y es raro que se pasen por aquí (mis visitantes son fijos y no suelen ir a temas 'antiguos')

    De todas maneras, cuando tenga un hueco intentaré ver el documental, o por lo menos documentarme sobre él (valga la redundancia) y lanzaré un post, en el que incluiré tu comentario.

    ResponderEliminar
  12. Recientemente estuve en Camboya.Visitélos campos del silencio, el museo del genocidio, como casi todos los turistas que acaban por allá. Pero hice algo más: asistí como acreditado de la ONU, al juicio que AHORA se está celebrando contra algunos de los ya ancianos genocidas del régimen de Pot. Puede que algunos no mueran en su cama, pero la gran mayoría han escapado a la justicia. La presencia de los Khmer Rouge sigue siendo una constante en el gobiernos camboyano después de las componendas de la ONU.

    Sin embargo, hay que cambiar el enfoque: ¿ como fue posible que Pot pudiera efectuar tal matanza ? ¿ De dónde obtenía las armas ?

    Os recomiendo un libro de una mujer camboyana que vivió aquel espanto y sobrevivió llamado "First they killed my father". Observareis como china apoyó a Pot a cambio de arroz, lo cual esclavizó aún más a los camboyanos, que teníán que producir arroz para otros mientras morían de hammbre y enfermedad.

    Las cicatrices aún son visibles hoy en día puesto que la generación de unos 40 años y las de 60 en adelante sufren una profunda desconfianza entre si. En aquella época los Khmer Rouge empujaban a los niños a denunciar (lo cual equivalía a asesinar) a sus padres, vecinos, amigos, por cualquier cosa.

    Ese poso aún está patente en un país cuyas cicatrices son las más terribles que yo haya visto en ningún sitio.

    China sigue apoyando regímenes como el de Pot.. no sabemos exactamente qué ocurre en Myanmar o en Korea del Norte...

    Quizá el día que esos paises se liberen y podamos conocer qué ocurre, veremos como Pol Pot no ha sido un personaje único por desgracia.

    De todas formas, si los genocidas de miden por los muertos obtenidos de sus sanguinarios regímenes, poned como campeón a Mao, puesto que se calculan mmás de 40 millones de muertes en China, lo cual deja a Hitler, Staling, Pot, a la altura de la madre Teresa de Calcutta

    ResponderEliminar
  13. Gracias por la interesante aportación, Anónimo. No he pretendido medir la magnitud del genocidio por el número total de muertos sino por lo indiscriminado que fue. El régimen de los Jemeres Rojos aniquiló a una cuarta parte de la población, que extrapolando a China daría una cifras estremecedoras. Y lo hizo en poco más de tres años

    Pero además la crueldad y la idiosincrasia del "Año Cero", lo dantesco de la situación que tú también comentas, obligando a hijos a denunciar (=matar) a sus propios padres, junto al hecho de que occidente miró a otro lado, me parece que lo convierten en uno de los hechos más despreciables del siglo.

    Corea del Norte puede estar ocultando una masacre similar en concepto y magnitud.

    ResponderEliminar
  14. pensando en ello, lo cierto es que los ismos del siglo XX han dejado una estela de sangre, y entre ellos el comunismo no ha ido a la zaga. En Rusia (que ya sabes que tengo línea directa) se dice que hasta hoy tienen una cultura carcelaria, donde la gente corriente, de la calle, conoce las reglas del hampa y el significado de sus tatuajes. ¿Por qué? sencillamente porque el régimen llegó a encarcelar a casi ¡un tercio de la población! con las subsiguientes muertes, torturas, etc.

    buuuuuuf que dios nos libre de los salvadores de la humanidad..

    besos,

    ResponderEliminar
  15. Gracias por pasarte, maslama, el siglo XX fue un auténtico escaparate de atrocidades. No es que anteriormente nos luciéramos, pero es que los medios con los que contaban los tiranos en ese siglo les permitieron llegar muchísimo más lejos.

    ResponderEliminar
  16. Mira, aquí estoy, en lo que es para ti tu primera entrada. Muy natsnoC también, qué quieres que te diga...
    Pues yo no conocía a este elemento, pero le defines tú de lujo en el título. Y con tu permiso, esta vez, y sin que sirva de precedente, no me he leído, porque no he querido, los artículos que enlazas. Que a mí estas cosas me impresionan más de lo que quisiera y luego no me lo quito de la cabeza en un tiempo largo, pero vamos, literal.
    Esto no hace sonreir, precisamente...

    ResponderEliminar
  17. Esta semana mientras leían un manual que he redactado me han dicho que se notaba que lo había escrito yo, que es como si me oyeran explicarlo. Supongo que no me desagrada ser "muy natsnoC" aunque yo cuando releo lo escrito sólo veo mis fallos.

    Respecto a Pol Pot y similares engendros, a mi me sirve para darme cuenta de lo que es realmente importante y lo que no, qué es realmente una tragedia y qué es un mero tropiezo.

    Gracias por pasarte a hacer arqueología.

    ResponderEliminar
  18. Haces muy bien en que no te desagrade ser "muy natsnoC", yo creo que es muy bueno el tener tu propio estilo al escribir y que, además, te lo reconozcan desde fuera. Y tú cuentas las cosas muy claras y como te pasan por la cabeza, como las piensas, y el ser fiel a uno mismo cuando se escribe es genial (esto también le pasa a tu amigo JLin). Lo de ver sólo los propios fallos al releer lo escrito supongo que nos pasará a todos.
    A mí también me sirven estos engendros para valorar realmente lo importante y dar gracias por correr otra suerte, pero en mi caso sé, porque ya me conozco un poquito, que me vale con una pequeña dosis de información para hacerme idea de la dimensión de la barbaridad en cuestión. No necesito detalles concretos ni que me ilustren con horribles imágenes en los telediarios la tragedia que me están contando. No me va a hacer mayor efecto por eso y además, lo que te he dicho, esas imágenes (tanto las que veo como las que me imagino)me impresionan de tal manera que ya me es muy difícil quitármelas de la cabeza.
    De nada por lo de la arqueología, me resulta muy interesante pasearme por la prehistoria de tu blog, aunque llegue tarde a según qué cosas.

    ResponderEliminar

Sin tu participación se echa algo en falta. No te cortes, que no nos comemos a nadie.

Si te ha gustado, puede que te gusten: